Inicio»Técnica vocal»Por las alturas. Descifrando el concepto «altura del aire»

Por las alturas. Descifrando el concepto «altura del aire»

5
Shares
Pinterest Google+

La altura del aire es una de las partes fundamentales de las que se compone una correcta línea de canto.

Cuando comenzamos a cantar, lo hacemos accediendo o atacando una nota, con ello ya hemos establecido el comienzo de nuestra línea de canto.

Desde ese preciso momento, el sonido siguiente al primero, deberá tener el aire más alto, y el siguiente más que el anterior y así sucesivamente.

No importa que el sonido sea más grave o más agudo, siempre el siguiente sonido deberá tener el aire más alto que el anterior.Esto durará hasta que acabemos la frase a realizar.

Aquí también podremos observar la importancia de respetar los fraseos de manera conveniente.

La voz es aire a presión, ese aire y esa presión parten desde los pulmones.

De manera siempre ascendente, este aire llega a su lugar de resonancia que está en la parte más alta del cuerpo.

Nos referimos a los resonadores de mayor capacidad resonadora, como son los senos paranasales.

La presión tiene que ser continua y ascendente, pero por muchos factores, somos tendentes a abandonar esta forma de actuar y esta presión deja de ser la adecuada, con ello el aire comienza a no llegar correctamente a su lugar de resonancia, solemos decir, que se nos va atrás.

Cuando más conscientes somos de mantener la presión del aire constante y hacia arriba, es cuando tenemos que dar notas agudas.

De la misma manera, cuando menos conscientes somos de lo anteriormente indicado, es cuando tenemos que dar notas graves.

Para más inri, incluso llegamos a pensar que el aire tiene que estar bajo para dar estas notas graves.

Si los resonadores están donde están y son los que en mayor medida hacen sonar todas las notas que podamos realizar, ¿cómo vamos a poder hacer sonidos graves y que además se oigan, si en el intento de realizarlos no somos capaces de hacer llegar el aire a su lugar de resonancia?

La voz es aire a presión.

Con esa presión, el aire llega a su adecuado lugar de mayor resonancia.

Consiguiendo obtener esta columna de aire de principio a fin y pudiéndola mantener durante el tiempo necesario obtendremos una parte fundamental de la línea de canto y declamación.

Artículo anterior

Que le pregunten a quien lo sufre. Otra dolencia vocal

Artículo siguiente

Si nos faltan los extremos, nos falta algo

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.