Inicio»Curiosidades de la voz»La voz tragada o atrás

La voz tragada o atrás

2
Shares
Pinterest Google+

Voz Tragada. Una de las muchas «trampas» de la voz

En un principio todos tenemos muy claro cómo suena la voz que nos escuchamos.

También tenemos muy claro que esa misma voz es la que nos escuchan los demás.

Pero no es así.

Bien es cierto que cuando nos grabamos, la voz que oímos no es la misma que nos oímos en nuestro interior.

Pero aunque no nos guste, es la nuestra.

También es cierto que los aparatos con los que se graba no son los más apropiados pero…

Si estos aparatos fuesen mejores, todavía nos costaría más reconocer la voz que suena en la grabación e identificarla con la que nos oímos.

La voz que nos oímos nosotros no es la que nos oyen los demás

Cuanto más nos oímos nosotros, peor suena la voz para los demás, es tan sencillo como que cuanto más nos oímos, más alejada está nuestra voz de su correcto lugar de resonancia, con lo cual peor sonará en el exterior.

Cuando comenzamos a estudiar canto, lo más normal será que los sonidos que nos resulten extraños pero cómodos, sean los buenos y los que nos son tan  familiares, sean los  malos.

Cuanto menos nos oigamos nosotros más nos oirán los demás

Cuando se lleva un tiempo estudiando canto, se empieza a saber escuchar el sonido y la voz que sale al exterior y comenzamos a saber guiarla por el sonido de emisión que realizamos, dejando de prestar tanta atención al sonido interior.

Es lógico en un principio estar muy atentos a la evolución del sonido que nos hemos oído siempre, pero poco a poco va pasando a ser desconocido.

Pronto comenzaremos a saber apreciar mejor el sonido que suena más en el exterior y que es el que nos escuchan.

Aun y así, es prácticamente imposible tener una percepción exacta del sonido que emitimos, desde nuestro propio cuerpo.

De ahí, entre otras muchas cosas, la importancia de tener siempre una persona que nos pueda guiar de forma correcta en los aspectos de la emisión del sonido que emitimos, ya que nosotros mismos no podemos llegar a controlarlo en su totalidad, puesto que tenemos una percepción errónea de él en algunos momentos.

Artículo anterior

Movimientos Respiratorios: Ejercitación

Artículo siguiente

Ejercitación de los movimientos respiratorios: Apnea

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.