Inicio»Opinión y Reflexión»¿Hay alguien ahí? o ¿estoy yo sólo?

¿Hay alguien ahí? o ¿estoy yo sólo?

7
Shares
Pinterest Google+

Cuando estamos cantando junto a un acompañante, estamos tratando de hacer música junto a otra u otras personas y no somos un solista, por mucho que nos creamos que sí.

En mi opinión y lo he repetido en otras ocasiones, el cantante no es un instrumentista solista, a no ser que cante el solo «a capella» y esto no se suele dar.

He estado revisando un buen trabajo de recopilación realizado y plasmado en un libro que se llama Variazioni-Cadenze-Tradizioni per canto de Luigi Ricci, en una edición de Ricordi.

Tras observar este libro, y poder ver lo que hacían ciertos cantantes con las obras escritas por grandes compositores, solo me queda decir que…algunos cantantes no solo se sentían solistas como instrumentistas, más bien se debían sentir hasta solos en el teatro.

Ya sé, ya, que ahora todas estas «florituras», por llamarlas de alguna manera, no se pueden suprimir, no se pueden dejar de hacer porque… se enfada el público, ya que la tradición manda y es lo que se ha realizado durante muchos años.

Esto significa que confiamos en un compositor para cantar su obra y donde me apetece la cambio, no sé bien si armónicamente es correcto, si tiene sentido con el resto de la obra, si tiene sentido en relación al personaje ¡no! Y qué más da, hago…como dicen los jóvenes, un gorgorito tras otro, sin ton ni son, sin venir a cuento, más que para enseñar mis facultades físicas y el resto… pues como si estuviese solo en el teatro y después ME HAGO APLAUDIR y.… como si continuase yo sólo en el teatro.

Eso sí, ahora cambiamos el vestuario a tiempos actuales, y otras muchas cosas, pero continuamos cantando algunas cosas como hace varios siglos atrás, cosas impuestas sin ningún sentido de la composición y más bien como alarde de facultades físicas…

Pero eso sí, se anuncia que vamos a escuchar la obra de tal compositor… ¿SEGURO?

(Imagen de cabecera:  Javier Camarena, tenor, «Conde Almaviva», El Barbero de Sevilla de Rossini, Compañía Nacional de Ópera, Palacio de Bellas Artes, México 2012, Ksarmiento)

Artículo anterior

Los gemelos respiran dos veces

Artículo siguiente

¡¡¡¡SOOOOOO LISTA!!!!

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.