Inicio»Curiosidades de la voz»y ya que estamos, ¿por qué no aprender?

y ya que estamos, ¿por qué no aprender?

4
Shares
Pinterest Google+

Hemos hablado en un artículo anterior, sobre la dificultad de cantar en otros idiomas, sobre todo cuando no tenemos las bases necesarias para aprender correctamente dicho idioma, tanto en su comprensión, como en su pronunciación.

Es evidente que la pronunciación que se exige y a la que me refiero es en relación a obras musicales cantadas.

Más concretamente, lo que he comentado en otras ocasiones y continúo haciéndolo, es en relación a grupos corales, teniendo mucha información de coralistas alumnos a los que trato de ayudar y de mi propia experiencia.

Esta obra que hay que cantar y que está en un idioma que no es el de la mayoría, por no decir la totalidad de la formación coral, parece ser que en ciertos momentos se convierte en parte, más que importante, en prioritaria.

Y no digo que no tenga importancia, pero creo que tenemos que poner esta letra, del idioma que sea, en unas notas musicales ¿noooo?.

Estas notas musicales tienen un ritmo, ¿o es que, si pronunciamos mejor dicho idioma, podemos poner el ritmo que queramos?

Y estas notas musicales tienen un sonido ¿o es que, si pronunciamos mejor dicho idioma, podemos hacer el sonido que queramos?

Volvemos a las prioridades para tratar de no anteponer el carro a los bueyes.

Estamos haciendo música y texto, estamos cantando y muchos de los coralistas amateur, no tienen un gran nivel de solfeo y otros, ninguno.

Se funciona en gran medida, asociando palabra con sonido y si esa palabra no sabemos ponerla dentro del ritmo adecuado, nos dará igual como esté pronunciada, todo sonará mal.

La diferencia sería habernos equivocado gravemente pronunciando bien o pronunciando mal, pero nos habríamos equivocado de todas las maneras y esta equivocación tanto de ritmo como de entonación son las que hay que trabajar de manera prioritaria.

Si esto está por hacer, ¿para qué complicar más las cosas con un idioma que no entendemos y pronunciamos mal?

¿Por qué no aprender a medir el ritmo poco a poco, a la vez que vamos posicionando las palabras que si entendemos y si pronunciamos bien junto a ese ritmo?

Después de estar encajadas las palabras con el ritmo, le ponemos el sonido adecuado, que además haciendo lo anteriormente mencionado, esto será más fácil de hacer y la obra tendrá muchas más posibilidades de sonar bien y las personas de aprender algo.

Después tendremos mucho tiempo para perfeccionar el idioma, en caso de que hiciera falta.

Artículo anterior

Carrasss Carrasss ¡Carraspeo!

Artículo siguiente

Esto es una pena, vamos de mal en peor

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.