Inicio»Opinión y Reflexión»Triunfi, Triunfi. Sobre los programas televisivos de canto

Triunfi, Triunfi. Sobre los programas televisivos de canto

4
Shares
Pinterest Google+

Cuando llega un alumno que quiere cantar una canción que le ha oído a algún “triunfito” siempre ocurre lo mismo.

¿Qué quieres cantar?

“Bueno me gustaría cantar lo que canta uno de estos ‘triunfitos’ pero claro, es muy difícil, porque este tal ‘triunfito’ canta tan bien que…”

Total, que, en un tiempo, no muy largo, se pone a cantar la canción que canta el “triunfito” todo nervioso/a y observa que puede hacerlo perfectamente, y no solo eso, sino que no tiene que hacer tantos aspavientos y tantas tonterías a la hora de hacerlo.

Lo primero que me dicen, tras esto es que:

“¡estará arreglada la canción ¿no?! ¡Vamos que está más fácil!”

Pues no, es como se la escuchas al “triunfito” de turno.

Ya la cosa empieza a no cuadrarles, pero tan contentos se marchan hasta la siguiente clase.

A la siguiente clase vienen con otra canción de otro “triunfito”. En esta ocasión me dicen que…

“¡esta canción sí que es difícil, con esta sí que no puedo!”

Trabaja durante unas clases y al tiempo, no siendo este mucho, se pone a interpretar la canción.

“¡Pues puedo y no me ha costado tanto!”

Pero entonces, ¿esto que pensaba yo de estos “triunfitos”… que me parecía que eran la bomba porque podían cantar estas canciones…?

Y entonces le tienes que explicar, que has cantado en directo sin ningún tipo de ayuda técnica y que puedes hacerlo en cualquier lugar de la misma manera. Cosa que no sucede con ciertos personajes a los que admirabas.

Comienza para esta persona, a desenmascararse la tremenda mentira con las que se intoxican a muchos jóvenes, haciéndoles creer cosas que no son verdad. Todo está “maquillado” hasta unos límites ridículos y es una pura farsa.

De esto viven unos cuantos “espabilados de turno” jugando con las ilusiones y el tiempo de jóvenes y no tan jóvenes como son los padres de estos.

Cantar es algo más, por favor no ridiculicen esta tan noble actividad.

Para muestra un botón:

Artículo anterior

Dando la nota

Artículo siguiente

Los triunfitos, afortunadamente, son la mínima expresión

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *