Inicio»Opinión y Reflexión»Te llaman corto o corta porque…

Te llaman corto o corta porque…

4
Shares
Pinterest Google+

Hacemos hincapié en algunos términos que dificultan el aprendizaje del alumno y además le hieren.

Tenor corto, soprano corta, etc…

Como he dicho en otras ocasiones, para cortos/as, las personas que se dedican a decir estas tonterías basadas en la propia ignorancia.

Quien denomina a un cantante con estos calificativos, ciertamente sí que es corta/o, pero de miras.

Vamos con todo esto a iniciar un paseo por tiempos atrás, donde las cosas estaban mucho más claras y no había tanta parafernalia para ocultar carencias de todo tipo.

Al apellido de corta/o, se le han unido una serie de subdivisiones vocales, que casi es imposible enumerarlas, de las muchas que hay.

Que si barítono martín, que si tenor lírico-spinto, que si tenor lírico-ligero-coloratura, que si spinto-dramático, etc, etc, etc, dramática es la situación que crea todo esto.

Y después de toda esta parafernalia, también se le puede poner, corto/a, largo/a, etc, etc, etc.

Y todo, simplemente, para ocultar carencias.

Para ocultar carencias, en el canto se ha inventado y también modificado, un camino que viene de atrás y que estaba francamente claro y en su sitio.Convirtiéndolo con ello, en un auténtico circo que no tiene ni pies ni cabeza.

La mayoría de estas subdivisiones vocales y su mala utilización, provienen de una mala catalogación vocal de la persona.

Ejemplo. A un alumno se le dice que es tenor y con el paso del tiempo y los diferentes cursos que tiene que afrontar y mayores dificultades, el alumno cada vez llega peor a las notas de tenor que tiene que dar.

Se queda en las notas de barítono y un poco más, lo hace forzando y con mal sonido.

Como le hemos “estirado” mucho la voz hacia el agudo y a su vez le hemos hecho cambiar su posición natural, la posibilidad de dar las notas graves que tiene su tesitura natural, desaparece y con ello, la persona que le ha catalogado mal, afianza su error, diciéndole al alumno y haciéndole ver de manera errónea, que no puede ser barítono.

Como un tenor en condiciones, no puede ser, evidentemente, pues le ponemos el apellido de CORTO.

El alumno, para su desgracia, pasa a ser TENOR CORTO.

Y digo yo, en realidad en este caso ¿Quién es el corto/a?

Artículo anterior

Comodidades las justas y necesarias

Artículo siguiente

Cort@ de mente, cort@ de esfuerzo, cort@... de miras

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.