Inicio»Técnica vocal»¿Se explicar lo que sé?

¿Se explicar lo que sé?

4
Shares
Pinterest Google+

¿Me entienden cuando hablo?

Y no sólo me refiero a tener un tipo de voz u otro, a que la voz sea más o menos bella.

¡¡¡NO!!!

Me refiero a si aparte de la forma, conseguimos que llegue el contenido.

Estamos acostumbrados a asociar declamación con algo únicamente artístico, me refiero a declamar poesía u otro tipo de texto en un contexto más bien relacionado con el arte.

Pero hacer una buena declamación en una sala de reuniones en el trabajo, en el despacho, en cualquier centro de trabajo, tenga o no que ver la actividad con el arte, también es declamar y es, por supuesto, de vital importancia.

En una ponencia, conferencia, exposición de un trabajo, como queramos llamarlo, el mensaje que estamos intentando transmitir, tiene que llegar y desde luego lo mejor posible.

Podemos hacer una declamación tan buena, que incluso además del mensaje que nosotros queríamos transmitir, podamos hacer llegar en la misma declamación más de un mensaje que pueda enriquecer dicha ponencia.

Estamos generando más ideas en los receptores, entorno a lo que estamos exponiendo, ¿qué mejor prueba, respecto a la atención que nos están mostrando, podemos tener?, de esto nos daremos cuenta en cuanto nos las expongan, posiblemente como pregunta.

No olvidemos lo mucho que hemos hablado de la forma de la declamación, puesto que esta ayudará muchísimo a que el contenido sea más fácil de poder asimilar por el receptor.

Si queremos convencer con un conocimiento, es evidente que debemos mostrarlo lo mejor posible y os puedo asegurar, que la voz correctamente utilizada, haciendo una buena declamación de vuestro discurso, será una de las mejores herramientas que podéis tener a vuestro alcance.

Podemos hacer llegar correctamente nuestro mensaje, además de ello generar, en los receptores más ideas, como si hubiesen recibido más mensajes, enriqueciendo el mensaje inicial.

Pero también podemos no hacer llegar ningún mensaje, aunque no fuese este el propósito, y por desgracia esto sucede en muchas ocasiones.

Está en tu mano y a tu alcance conseguir un buen objetivo.

Artículo anterior

Programación de repertorios

Artículo siguiente

Canto que doy miedo, hablo que doy risa

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.