Inicio»Opinión y Reflexión»Resonando correctamente en el día a día

Resonando correctamente en el día a día

4
Shares
Pinterest Google+

Hoy que estoy de vacaciones, he aprovechado para ir al mercado, al mercado de abastos de la ciudad, que hay bullicio de voces y me he puesto a la espera en un puesto para comprar.

En el puesto había unos seis dependiente/as y es muy curioso, porque el mostrador es muy grande y tiene la mercancía dentro, con lo cual desde donde están los dependientes/as a donde está el cliente puede haber más de metro y medio si no, dos metros y a diferente altura uno y otros con lo cual la comunicación entre empleado y cliente no es fácil. 

Toca pedir, el cliente trata de acercarse y el empleado también y la comunicación es mala y sería peor si no fuera por el esfuerzo y la experiencia de los empleados. 

Casi todos los empleados tienen dificultad para comunicarse con el cliente y como decía, se tienen que inclinar constantemente con el desgaste físico que eso conlleva, excepto una empleada que emite su voz en su lugar de resonancia, por lo menos para la tesitura en que tiene que hablar y que curioso, que es la que más fresca está, la que más bromas gasta con los clientes y a la que todo el mundo entiende y que en verdad es un gusto que te atienda.

Y es evidente que no es de las más jóvenes.

Se le ve desahogada, dicharachera y lo hace todo mucho más llevadero.

Y es que es evidente, que se necesita tener una comunicación fluida y más con el cliente y en unas condiciones complicadas como son las de este lugar de trabajo.

Ella ofrece el género maravillosamente, habla de forma entrañable con la persona a la que atiende y aunque el cliente habla de manera poco entendible, solo tiene que hacer el movimiento de agacharse hacia él, una sola vez, cuando habla el cliente, cuando habla ella no tiene que agacharse para nada hacia el cliente, se le oye maravillosamente y sin esfuerzo.

Qué lista y cómo lo agradecen, tanto los clientes, como seguramente, su cuerpo también.

Artículo anterior

No veo bien. Precauciones a tener en cuenta con el canto y daño ocular

Artículo siguiente

La composición se mantiene, la voz se aleja. La Valquiria desde la Royal Opera House

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.