Inicio»Técnica vocal»Recordatorio para antes de empezar

Recordatorio para antes de empezar

4
Shares
Pinterest WhatsApp

Cuando realizamos un calentamiento muscular, lo hacemos porque vamos a dar comienzo una actividad física con importante intervención muscular.

Así sucede cuando vamos a declamar y a cantar. 

Cuando comenzamos a cantar o declamar, le vamos a exigir al cuerpo un esfuerzo muscular necesario para ejercitar lo mejor posible nuestra voz.

Como ya sabemos, la voz es aire a presión.

Tanto la cogida de ese aire, como la sujeción de nuestro tórax abierto durante el tiempo necesario, para una correcta emisión, conlleva un esfuerzo muscular importante y esa musculatura debe de estar en las mejores condiciones posibles.

Si hacemos ejercicios de aire antes de cantar o declamar, esa musculatura estará en las condiciones óptimas para su ejercitación.

Antes de vocalizar hay que hacer ejercicios de aire y después durante la vocalización, también ejercitaremos de manera progresiva, de menos a más, esta musculatura respiratoria, esta vez con la emisión de sonidos. 

También en las primeras canciones de la actuación que se haga, estaremos muy pendientes de nuestra musculatura respiratoria a través del sonido.

La musculatura respiratoria es muy potente, para lo bueno y para lo malo. 

Todo el trabajo que realicemos con ella redundará directamente en nuestro rendimiento vocal.

Esta atención que reclamo para la ejercitación de la declamación o el canto, también la reclamo para nuestro día a día.

Claro que está bien hacer ejercicio y con ello, entre otras muchas cosas, ejercitamos la apertura de nuestro tórax, pero si no hacemos ejercicio rutinariamente, yo os propongo que al menos hagáis cinco minutos diarios de una utilización consciente de vuestro tórax en la respiración.

Con cinco minutos diarios de ejercicios respiratorios, los cuales se pueden hacer incluso leyendo en voz alta, vuestro cuerpo lo notará para bien.

Abrir y cerrar vuestro tórax, os dará un plus de capacidad respiratoria importante para vuestro bienestar diario. 

Artículo anterior

Si aprendiésemos a distinguir sonido bueno y malo, ¿Cuántos querrían seguir dañándose?

Artículo siguiente

¿Qué hay detrás de lo que creemos bueno?

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.