Inicio»Técnica vocal»¿Porta qué? Zapatero a tus zapatos

¿Porta qué? Zapatero a tus zapatos

7
Shares
Pinterest Google+

Ya me pueden perdonar, porque ahora le tocaba el turno de artículo a Adalgisa en la Norma de Vincenzo Bellini, pero…las urgencias son las urgencias y me explico.

Ayer mismo, me visita una alumna, soprano, soprano de verdad y de las buenas voces de soprano, ¡madre mía con la escasez que hay! Y me comenta que le están diciendo varias personas, de diferentes lugares donde canta, “que hace portamentos o muchos portamentos“.

Como decíamos en un artículo anterior, ya empezamos a tocar las narices, y siempre las tocan los mismos, estos que han oído campanas y no tienen ni idea de por dónde.

En primer lugar, un portamento no es nada malo. No es vírico, no rompe la voz, no contagia etc…

Es un adorno estipulado como tal, una herramienta de trabajo del músico, el cual se requiere por parte de los compositores en bastantes ocasiones, se ponga especificado o no.

Una simple colocación de notas de cierta manera hacia una nota extrema, nos invitará a la utilización de un portamento por parte del compositor, y si no quiere que se haga, no lo escribe de esa manera o lo específica para no hacerse.

Uno de los compositores que los pedía de manera explícita era Richard Wagner, entre otros muchos.

¿Pero en verdad saben estas personas que critican insanamente lo que es un portamento y lo que está haciendo el cantante al realizarlo?

Pues claro que no.

Las personas que dicen estas cosas de una buena voz, en primer lugar, lo que les suele mover no son más que envidias insanas, porque si al menos fueran sanas, serían de comprender ante voces como de la que hablo.

En segundo lugar, una ignorancia SUPINA EN GRADO MÁXIMO.

Estas personas están acostumbradas a escuchar auténticos “lloros” y encima ellos mismos suelen hacerlos, (eso sí, los que cantan, porque otros de los que critican, ni tan siquiera cantan).

El abuso de la utilización de un portamento, o una mala realización del mismo, puede resultar contraproducente, es evidente que cualquier abuso es malo, y una mala realización en la ejecución de algo también.

En el caso que nos acontece, dudo mucho que la voz de la que hablamos realice este abuso y su mala ejecución.

De igual manera, una correcta utilización y realización de un portamento, será una auténtica maravilla para los oídos y doy fe de que la voz de la que hablo, lo hace y creando auténtica belleza.

Continuaremos hablando de los portamentos y aclarando algunas “cositas más” en próximos artículos.

Artículo anterior

¡Cómo nos gusta tocar las narices!

Artículo siguiente

Continuamos con Norma de Bellini

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.