Inicio»Opinión y Reflexión»Leer más en voz alta

Leer más en voz alta

4
Shares
Pinterest WhatsApp

Leer en alto es necesario y muy importante para el desarrollo de una persona. 

Recientemente he estado en unas comuniones, ocasión en la que normalmente, se les hace leer a los niños en voz alta. 

Claro está, que unos leen mejor que otros. 

Pero entre un poco mejor o un poco peor, hay que distinguir, para no llegar al límite en el que la persona denota un problema, en este caso unos niños. 

La lectura en voz alta nos hará mostrar una serie de carencias, que también tenemos cuando no leemos en voz alta, sino cuando hablamos. 

Claro que los nervios influyen, pero aún con nervios, está claro quien lee bien en voz alta y quien no sabe y lo que es peor, quien no puede porque existe un problema.

El caso de los niños es tremendamente significativo, porque con su forma de leer en alto, podemos observar muchas cosas a solventar, tanto mecánicas como psicológicas. 

Evidentemente, yo solo me baso en las mecánicas, pues de las psicológicas ya hay otras personas que deben ocuparse de ellas. 

Pero no hay que olvidar nunca, que un problema mecánico en el habla, nos dará un problema psicológico más tarde o más temprano. 

He escuchado a estos niños y evidentemente, alguno de ellos ya tiene un problema que, si no se soluciona, irá a más. 

Pero claro, después de los niños, ha leído una catequista. 

Dicha persona, que, seguro que ha sido muy voluntariosa y les ha adoctrinado muy bien en la fe, a la hora de leer, ha dejado mucho que desear, ha leído francamente mal y su forma de expresar lo que sabía de memoria, tampoco ha sido para tirar cohetes. 

Hablo de esta persona, pero estoy seguro, que la mayoría de adultos que había allí, ni tan siquiera se atreverían a subir y hablar donde lo ha hecho ella. 

Pero cómo van a hablar y expresarse estos niños bien, si los que tienen a su alrededor, normalmente se expresan peor que ellos y todavía no se han enterado.

Si hacemos una lectura en voz alta entre el profesorado de los centros de enseñanza, nos llevaríamos más de una sorpresa y no precisamente agradable. 

Entonces ¿qué vamos a esperar de la expresión en el habla y de la lectura en voz alta de los niños? 

Artículo anterior

Ratoneando un rato

Artículo siguiente

Comodidades las justas y necesarias

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.