Inicio»Técnica vocal»La posición del esfuerzo. Equilibrio entre el esfuerzo físico y dificultad de una obra

La posición del esfuerzo. Equilibrio entre el esfuerzo físico y dificultad de una obra

3
Shares
Pinterest Google+

Cuando hemos tenido que ganar una serie de sonidos de manera técnica, sobre todo si nos referimos a notas extremas, tenemos un funcionamiento regido en gran parte por el esfuerzo físico que realizamos.

En este esfuerzo va incluido de todo, incertidumbre, nervios, etc… en una palabra, miedo.

Evidentemente estamos “algo” pendientes de la música que nos acompaña, pero sobre todo de lo que estamos pendientes es del esfuerzo físico que estamos realizando y cómo lo llevamos.

En este esfuerzo incluimos el ejercicio respiratorio, pero, sobre todo, estamos muy pendientes de la posición vocal, de la emisión de sonido que estamos realizando.

Demasiado pendientes y cuando llega la nota extrema, prácticamente nos quedamos “inconscientes”, la tenemos que dar como sea y “apretamos” y hacemos un esfuerzo desmedido, que es muy similar en casi todas las notas extremas, sobre todo en las agudas. 

Así pues, algunos alumnos, por ejemplo, tenores, cuando tienen que ir al si bemol, ya no se acuerdan de nada, solamente de hacer el esfuerzo descomunal al que acostumbraban.

Pero como técnicamente han ido comiendo distancia a esa nota aguda que quedaba tan lejos y ya lo está menos, comienzan a “calar” hacia arriba, puesto que utilizan el mismo esfuerzo que cuando no podían técnicamente y les resultaba mucho más difícil llegar.

Esto les dificulta escuchar el acompañamiento musical, pues están más centrados en si darán la nota, físicamente hablando, que en sí estará entonada de forma correcta.

Todo esto en alumnos con voces agudas es bastante más frecuente observarlo, y desde luego tienen que pasar muchas notas agudas y cada vez con más facilidad, para que el alumno vaya adquiriendo confianza en esa zona donde anteriormente tanto le faltaba.

Hay que equilibrar el esfuerzo físico a realizar con la dificultad de la obra y no sobrecargarnos, así estará nuestro canto equilibrado y su línea será la correcta. 

Y lo que es más importante, no nos dañaremos.

Artículo anterior

Tiempo para el descanso y para crecer, Nos vamos de vacaciones

Artículo siguiente

Paciencia, paciencia, la madre de... Distintas formas de impartir una actividad

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.