Inicio»Opinión y Reflexión»Esto es una pena, vamos de mal en peor

Esto es una pena, vamos de mal en peor

4
Shares
Pinterest WhatsApp

Hemos estado viendo una ópera cerca de la ciudad donde vivimos. Nos ha parecido francamente mala.

Cuando da comienzo una representación y empiezas a escuchar, a la orquesta por un lado y las voces por otro, cuando tenían que ir juntas, mal asunto.

La escritura de la partitura de una ópera, está basada primordialmente, en la relación de las voces con los demás instrumentos y viceversa.

Cuando no están al mismo nivel de ejecución, hay cierto desequilibrio y puede brillar más una parte que otra y esto se puede dar por muchas razones.

Puede ser puntual o suceder durante toda la obra y esta última posibilidad, es muy malo para todos.

Existiendo la parte instrumental, muy por encima de la parte vocal y no precisamente porque estuviese mal dirigida la orquesta, sino porque la parte vocal, en su gran mayoría no existía más que para chillar y desafinar, evidentemente… ¡lo que se produce es un auténtico desastre!

¡¡¡Nos faltó la parte vocal!!!, entonces, si nos falta la parte vocal, que es una de los principales atractivos en una ópera, ¿qué hacemos?

Yo me resistía a creer que nos estuviera pasando esto, pero…lo oí y pude ver con mis propios ojos y oídos.

Creo que es más fácil cantar formando conjunto con la orquesta, que lo contrario, pero…pudimos ver y sobre todo escuchar lo contrario.

En estos casos, desde las direcciones musicales, entiendo que tiene que ser muy difícil reconducir la situación y más tratándose de profesionales, los que se van por donde quieren, o no quieren, pero no saben hacer otra cosa.

Puedo decir que había tres personas en el reparto que trataban de ir en conjunto con la orquesta y en muchas ocasiones lo lograban, siempre que no estaban con otros dos personajes principales que iban por libre.

Desde luego, todo el que actuaba junto a estos dos personajes que iban por libre, terminaba, sin quererlo, fuera del conjunto orquestal.

Para quien lo entienda, sobre todo para quien los contrató.

Cubierto de gloria y contento/a él muchacho/a.

Nosotros más cabreados que….

Artículo anterior

y ya que estamos, ¿por qué no aprender?

Artículo siguiente

¿Por cuánto tiempo?

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.