Inicio»Curiosidades de la voz»De formar o deformar. Los grupos de Rock

De formar o deformar. Los grupos de Rock

4
Shares
Pinterest Google+

Tratando con un alumno componente vocalista de un grupo de rock, me comentaba cómo ahora se estaba dando cuenta de lo que deformaba los sonidos y lo que eso le estaba produciendo.

Entre otras cosas le estaba produciendo un sobreesfuerzo absurdo a la hora de cantar en general, y sobre todo, cuando afrontaba las partes más complejas técnicamente en las canciones.

Se empieza a dar cuenta también que lo puede hacer de otra manera, con menos esfuerzo y le suena mejor.

No tiene que hacer toda esa parafernalia de movimientos exagerados de la cara y demás, como si estuviera peleando en una batalla.

La deformación de un sonido no ayuda a nada.

Es muy curioso, porque observo en este tipo de música, y sobre todo en grupos con unos mínimos de calidad, que las bases que tienen la mayoría de los vocalistas, son bases líricas.

Bases líricas utilizadas en su justa medida para el género que tienen que desarrollar y pudiendo con ello tener un amplio registro vocal y a su vez, mucha mayor riqueza de sonidos repercutiendo ello en una obra más rica en todos los aspectos.

Estas bases líricas no producirán nunca un sonido “operístico” tan poco deseado por las personas que escuchan este tipo de música, cuestión que me parece completamente razonable.

Es evidente, como he dicho al principio, que no todos los vocalistas de este tipo de grupos trabajan su voz, por ello he dicho, que en mi opinión y coincido en esto con bastantes más componentes y seguidores de estos grupos, que los grupos que trabajan bien su parte vocal, suelen ser grupos con mayor proyección.

En muchas ocasiones, la parte vocal no ha sido cuidada como se debiera. El grupo que tenía un buen vocalista por naturaleza, no siempre se le hacía cantar lo que mejor podía, ya que en muchas ocasiones no se sabía ni que tesitura tenía, con lo cual el resultado era malo en todos los sentidos.

He tenido ejemplos en clase de vocalistas de grupos con unas condiciones buenísimas, que eran bajos, y se les hacía cantar de tenores… así terminaban.

Además del daño producido a la persona, la voz no sonaba como podía sonar y eso es una pena.

Afortunadamente las cosas están cambiando para bien y los vocalistas se preparan más y mejor, sabiendo lo que pueden y no pueden hacer y haciéndolo saber a los demás componentes.

Artículo anterior

Cantar de pie VS Cantar sentado o tumbado

Artículo siguiente

El silencio es vital para el sonido

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.