Inicio»Técnica vocal»Dando la nota

Dando la nota

4
Shares
Pinterest Google+

No, no entiendo la mayoría de las letras que se cantan, y no es sólo por cuestión del idioma, es porque se cambia la letra que tenía que ser y se ponen otras palabras que técnicamente nos vienen mejor para cantar ciertas notas extremas.

Hablábamos en el artículo anterior que el agudo que tenía el aria del tenor era un “do” y con la vocal “i”. Todo se complicaba, debido a la altura de la nota y a dicha vocal.

Dicha vocal es la vocal más sonora en la voz y el ejemplo a seguir por las demás vocales.

Si conseguimos la sonoridad que tenemos con la vocal “i” en las demás vocales, estaremos cantando bien.

Es difícil encontrar por naturaleza en la voz de una persona la vocal “i” defectuosa en relación a su sonido en un lugar cómodo de emisión.

La mayoría de las veces en que una persona tiene un sonido malo con la vocal “i” es debido a que esta persona ha deformado dicho sonido queriendo acceder a notas extremas con esta vocal.

Le emisión clara de las vocales nos facilitará el llegar mejor a las notas extremas, claro eso sí, esto conlleva su buen trabajo y su mucho tiempo dedicado a ese buen trabajo.

Pero el resultado es que utilizamos nuestro instrumento sacándole el mayor partido posible, y es que por algo tenemos el único instrumento capaz de cantar palabras, y ya que tiene esta facultad, además de la del sonido, no nos la carguemos.

El alumno no se da cuenta que está deformando el sonido y la letra que está cantando no se entienden correctamente, piensa que suena bien porque él sabe qué sonido y qué letra tiene que sonar y cree que lo está haciendo, pero el que está escuchando no sabe qué sonido y qué letra corresponde y por lo tanto no se entera bien de lo que se está cantando y esto no puede ser.

En cuanto al profesional, él sí sabe que no está cantando la vocal que debiera, pero sacrifica dicha vocal por poder dar el sonido de la nota extrema.

Bueno creo que se debe de dar la nota extrema correctamente de sonido y con la vocal que corresponda y así el espectador podrá entender lo que se está cantando.

Y no sólo quedarnos ¡dando la nota!

Artículo anterior

De la i en adelante. Entendiendo las vocalizaciones

Artículo siguiente

Triunfi, Triunfi. Sobre los programas televisivos de canto

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.