Inicio»Opinión y Reflexión»EL AFÁN PERSONAL POR DIRIGIR COROS AMATEURS

EL AFÁN PERSONAL POR DIRIGIR COROS AMATEURS

0
Shares
Pinterest WhatsApp

¿Qué les sucede a ciertas personas a la hora de dirigir coros amateurs?

¿Qué afán de protagonismo absurdo e inquietud económica les guía?

¿Todo es actuar, dar conciertos, cuantos más mejor?

¿Qué más da como salgan, si siempre van amigos y familiares, y… siempre nos dicen que bien?

¿Para qué tanto concierto?

¿Aprendemos algo con tanto concierto, con tantas obras para preparar, a base de «pinganillo» en la oreja y pasando por estas partituras sin enterarnos de nada? Por no hablar de los que ni tan siquiera llevan partitura, solo la letra escrita… se pasa por la obra cual maleta por un aeropuerto.

¡Qué se puede aprender… pues nada bueno!

¡Medallitas! para estos figurines aspirantes a profesionales, que como evidentemente no pueden dirigir, ni vivir de una dirección profesional, pues… se aprovechan de personas amateurs que van a estos lugares a aprender, los cuales emplean un tiempo y un dinero y que con ese tiempo y ese dinero se lucran estos mediocres figurines, más algunos acólitos igual de mediocres que traen para el espectáculo y para pagarles con dinero que ya ponen los de siempre… lamentable pero ¡ojo! Que… ¡tanto figurines como acólitos cobran! cuando la mayoría de las veces por lo que hacen deberían pagar… pero como decía, estos cobran y los que van a aprender, a los que nadie enseña y se les exige como si se les hubiese enseñado, ¡pagan!

¡Pero eso si, «sarna con gusto no pica»!

¡Claro que todo el mundo tiene derecho a ganarse la vida!… pero no engañemos. Si sabemos de «algo», y queremos que unas personas aprendan ese «algo» tenemos que enseñárselo para después poder exigir que lo hagan.

Estamos con amateurs y como tal tiene que hacerse el trabajo, que no es otro que enseñar, para después cobrar.

¡Pues no! la dinámica es… apréndanse esto para el próximo día y el próximo día «saco el látigo» y me pongo como una fiera y les regaño, cual niños porque no saben la lección.

¿Pero que lección están exigiendo? Y ¿ a quién y con qué capacidades?

Señores Directores: elegid una lección adecuada, enseñar esta lección de forma correcta y después exigid.

Si no saben tan siquiera catalogar correctamente los tipos de voces que tienen en sus formaciones… ¡qué se puede esperar!

En el país de los ciegos el tuerto es el rey y cuantos más ciegos haya, más figurines… o tuertos habrá.

Artículo anterior

Una historia tristemente repetida

Artículo siguiente

Clasificación de voces femeninas

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.