Inicio»Opinión y Reflexión»A cuestas con el instrumento…

A cuestas con el instrumento…

7
Shares
Pinterest Google+

… ¿Y para qué?

Como decía en el artículo anterior, la semana pasada pudimos disfrutar de una representación de la obra Manon de Massenet que tuvo sus aciertos y sus no aciertos, pero… yo quiero comentar lo que en mi opinión fueron aciertos.

He hablado anteriormente del tenor Michael Fabiano y ahora lo hago del Coro de Opera de Bilbao, participante en dicha función de la Asociación de Amigos de la Ópera de Bilbao, Abao-Olbe.

Vi un coro más dinámico que en otras ocasiones, con buena sonoridad en general, buena proyección del sonido y buena interpretación de sus papeles.

La escritura coral de una obra de ópera, difiere en muchas ocasiones de la polifonía que podemos encontrar en otro tipo de obras, quiero decir que en muchas ocasiones no tenemos para el coro cuatro melodías, puede que tengamos tres o dos o una para dos cuerdas.

Esto dependerá del efecto musical que el autor quiera dar en determinado momento.

Pero esto no significa que no debamos estudiar la escena correctamente para que las voces de los solistas no se vean perjudicadas por las del coro.

Las voces del coro continuarán siendo las que son, graves, medias y agudas, al igual que las de los solistas, por ello el hecho de mover sobre un escenario una masa coral debe obedecer a la calidad del sonido que ésta deba desarrollar en relación a los solistas.

Si se nos da una situación en la que una soprano bastante ligera, se ve rodeada por cuatro buenos bajos del coro dentro de una escena, pues…

O igualmente un tenor, bastante ligerito, rodeado por cuatro buenos bajos del coro, dentro de otra escena, pues… se oirá lo que se oirá…

Ocurre en más ocasiones de las que debería, son personas que llevan su instrumento consigo y este suena con el timbre que le corresponde y cuantos más son y más juntos están, pues la intensidad del timbre aumenta, por lo tanto, cada persona, la cual lleva su instrumento consigo, deberá cuidar sus movimientos y sobre todo su situación a la hora de cantar, tratando de estar situado en el lugar adecuado que le corresponda, con ello ganaríamos todos, tanto los cantantes como los espectadores.

(Imagen de cabecera: ABAO-OLBE, Manon Enero 2018; Foto: Enrique Moreno Esquibel, © ABAO-OLBE / Enrique Moreno Esquibel)

Artículo anterior

En compañía de una buena voz

Artículo siguiente

Gato, Gato, Gato... ¡LIEBRE!

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.