Inicio»Curiosidades de la voz»Una voz de puro nervio

Una voz de puro nervio

4
Shares
Pinterest Google+

Cada uno somos como somos, evidentemente, claro está que esta forma de ser no produce unas cosas mejores y otras peores, con ellas vivimos y ellas nos hacen ser como somos.

También es evidente, que dentro de los problemas que nos genera nuestra forma de ser, unos son más fáciles de solucionar que otros.

A la voz le afecta directamente nuestra forma de ser, para lo malo y para lo bueno y por ello, está bien pensar, ¿qué puede hacer la voz en nosotros para ayudarnos ante las dificultades que nos creamos? ¿cómo puede la voz reforzar nuestras virtudes?

Persona extremadamente nerviosa: Esta forma de ser crea a nivel vocal, muchos tipos de problemas.

En primer lugar, suelen ser personas que no tienen una frecuencia respiratoria correcta, lo que solemos decir, que hablan atropelladamente. Hablan hasta que les falta el aire y solo entonces, es cuando respiran.

Esto es francamente malo para la emisión de sonido y evidentemente para todo lo relacionado con ello.

Son personas a las que no se les entiende bien y, por tanto, tienen que repetir más de lo normal lo que están diciendo.

Son personas de mucho ímpetu, también se suele decir que “hablan con todo el cuerpo”, con mucha gesticulación, resumiendo; fuerzan mucho la voz para expresarse.

Podríamos seguir enumerando acciones que hacen este tipo de personas y no terminaríamos.

Pero a ciertas edades, lo que no ha cambiado ya, es difícil que cambie.

Pero ¿tiene que cambiar?

Yo creo que tiene que cambiar lo que puede cambiarse y en este caso, donde hablamos del nerviosismo de una persona relacionado este con la voz, es mucho más sencillo cambiar la forma de utilizar la voz, en situaciones de tanto nerviosismo, que cambiar la forma de ser de la persona.

Nerviosos nos ponemos todos en muchos momentos y hablar, tenemos que hablar en dichos momentos también, con lo cual, creo que es mucho más factible aprender a hablar en situaciones complejas, que complicarnos la vida intentando cambiar algo que difícilmente podrá cambiar ya.

Puedo asegurar, que aprender a hablar en situaciones difíciles, no es complicado y nos aportará muchas satisfacciones, además de evitarnos muchos daños físicos

Artículo anterior

¿y por qué no les dejamos descansar un poquito?

Artículo siguiente

Me estreso hablando y hablo estresado

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable EDUARDO FERNÁNDEZ LAHERA ("EDUARDO LAHER")
Finalidad Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Estos datos se conservarán mientras no se solicite la supresión o mientras permanezca vigente el contrato.
Legitimación Consentimiento. Recabar el Consentimiento del Interesado.
Destinatarios Fines administrativos internos, incluido el tratamiento de datos personales de Clientes y Empleados. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicional Puede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad así como en el email: contacta@eduardoalher.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.